RELAX

La ubicación del hotel Speraesole se puede definir como realmente ideal: Murta Maria, una pequeña aldea de Olbia, en efecto, se halla a dos pasos de algunas de las playas más bonitas de Gallura y Cerdeña, pero a muy pocos km tanto de la propia Olbia, la mayor población habitada de la zona con abundantes tiendas, locales y acontecimientos culturales, pero también cruce internacional de llegadas y salidas siendo sede del Porto Isola Bianca y del aeropuerto de Olbia – Costa Smeralda, como de hermosas playas como Marina Maria, Porto Istana, Li Cuncheddi, Capo Ceraso.

La otra pequeña población es Porto San Paolo, un agradable pueblecito 5 km más al sur. Las playas más cercanas son Marina Maria – la más apreciada por los surfistas – a apenas 900 metros del hotel Speraesole, al abrigo de una magnífica zona húmeda; y Porto Istana, a 2 km de distancia, con la espectacular isla de Tavolara: el reino más pequeño del mundo. No menos destacables son Capo Ceraso y la mágica playa de Li Cuncheddi a apenas 3 km, rodeada de agradables colinas de la mancha mediterránea, que invita a hacer senderismo a los audaces amantes de la naturaleza.

Ni siquiera quienes disfruten contemplando aves quedarán decepcionados: en una decena de kilómetros hay tres zonas húmedas. La primera muy cerca, al abrigo de la playa de Marina Maria. Un poco más allá, cerca del aeropuerto, está Costa Smeralda la zona de lagunas de Olbia, también esta objetivo de aves migratorias cada vez más numerosas que ya han elegido pasar el invierno en nuestras acogedoras lagunas.  Son solo 15 los kilómetros que separan el hotel Speraesole del encantador estanque al amparo de La Cinta, la playa más conocida de San Teodoro: ¡dos obras de arte de la naturaleza para matar dos pájaros de un tiro! En la zona de San Teodoro se encuentra la zona marina protegida de Tavolara, un pequeño archipiélago de gran relevancia natural.

En la agradable isla de Tavolara se extienden kilómetros de playas muy hermosas: de Porto Istana a Cinta, pasando por Cala Girgolu, Porto Taverna, Cala Brandinchi, Puntaldia y muchas otras que se encuentran en un radio de apenas 15 km. Los apasionados del senderismo se sorprenderán frente a los agradables itinerarios suspendidos entre el mar y la montaña.

No faltan los itinerarios culturales: Olbia, a solo 10 km: ofrece un museo arqueológico recién inaugurado que se extiende directamente al mar al final de un agradable paseo marítimo, un hermoso paseo bajo las palmeras con el que se entrecruzan las pequeñas calles del centro histórico.

Las iglesias de San Simplicio y San Paolo en el centro de Olbia son quizás las obras más conocidas de la ciudad, pero no podemos olvidar el amplio patrimonio arqueológico al aire libre alrededor de la ciudad de Olbia, del Pozzo Sacro de Sa Testa al Acquedotto Romano, de los muros púnicos que defendían el antiguo centro habitado, al conjunto de Cabu Abbas al Castello di Pedres.